1) Escúchese la reflexión-axioma que nos expone desde hace mucho tiempo Alberto Cortez (¡Grande, Maestro!):