Cuando tengo que explicar a mis clientes qué es una auditoría interna (de Sistema de Gestión), siempre les formulo el mismo símil: auditar es muy parecido a fotografiar. A partir de esa comparación, también les hago hincapié en la importancia de saber fotografiar, y entonces les sumerjo en el ámbito de la competencia profesional.