Miro a Charlie y cada vez me embeleso más con él. Desde que llegó a casa ha dado un plus de alegría y diversión tremendo. Aún recuerdo cómo no pasaba del tamaño de un pié del 42 cuando pisó por primera vez suelo familiar. ¡Y pensar que vino gracias a Lean!