¡Qué jartito estoy del llamado problema catalán! Además, porque no se está aplicando la teoría más básica para solucionar problemas: la que nos propone cualquier Norma de Sistemas de Gestión.