¡Estar donde estés!, reza uno de los eslóganes último de este Banco que ha confiado en la figura de Rafa Nadal para hacérnoslo creer. ¡Pobre Rafa!: yo me acuerdo mucho de él cada vez que el Banco no está donde yo estoy.