No me entra otra cosa en la (poca) cabeza que tengo que hay alguien (o más de un alguien) que no quiere tocar la Carta Magna. Si no, se me escapa de toda lógica como seguimos dependiendo de unos Principios de allá por los tres cuartos del siglo pasado.