La digitalización empresarial es una de las asignaturas pendientes de las empresas españolas. Este dato es algo sabido por cualquier empresario, aunque son pocos los que se ponen manos a la obra y establecen una planificación estratégica para ello.