Un informe de la ONU publicado este miércoles sitúa a una desconocida y multimillonaria startup israelí dedicada al desarrollo de software de ciberespionaje en el epicentro del hackeo al móvil de Jeff Bezos —el fundador de Amazon y la persona más rica del mundo— que supuestamente llevó a cabo el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman.