El confinamiento de la población y el cierre de establecimientos ha convertido a Internet en la tabla de salvación de muchos negocios y profesionales. Los datos hablan por sí mismos. Según un estudio de Nielsen, durante la segunda semana del estado de alarma (del 23 al 29 de marzo), la venta online de productos de gran consumo se incrementó un 74% con respecto al mismo periodo del año anterior. Asimismo, un informe del banco Bnext revela que, desde la entrada en vigor de la cuarentena, se ha duplicado el gasto medio de las compras en la red: de 47 a 95 euros.