Los autónomos y las pymes, especialmente micropymes, pueden solicitar ya en sus entidades financieras un préstamo por importe de hasta 50.000 euros para hacer frente a eventuales problemas de liquidez ante las circunstancias devenidas de la parálisis obligada por el estado de alarma. Estos créditos, que estarán garantizados al 100% por la sociedad de garantía recíproca Garántia, contarán con hasta un año de carencia y se estima que podrán alcanzar hasta las 20.000 operaciones.